Lo aprendí al viajar

¿Qué aprendes cuando viajas?

Recientemente hice un viaje a las mejores escuelas de peluquería del mundo. Fue como si se te abrieran muchas posibilidades: conoces gente nueva, cosas distintas, sabores, colores, texturas; de todo un poco.

Aprendes más cuando tienes un fin muy especial, como en mi caso: el seguir enamorándome día a día de lo que hago.

Debo confesar que es la primera vez que no me hospedo en hotel. Viví con mis amigos @alfonsoleonstudio y @gabrielpinno. Y fue toda una aventura. Fue una inyección de paciencia para todos. Ponernos de acuerdo en la comida, las salidas, los regresos y convivir, literal, como familia. No cabe duda que se conoce a una persona por sus costumbres y formas.

Además, por las noches, después de largas horas de reflexiones, risas y hasta locuras, nos poníamos a estudiar lo que en el día aprendimos.

Durante estos días me quedó clarísimo que hombres y mujeres somos de planetas distintos.

Para los tres significó un gran logro, pues las escuelas a las que asistimos son de las mejores del mundo en nuestro gremio.

Viajar hasta Londres, dejar familia, trabajo y además invertir un buen dinero para seguir formándonos como peluqueros es todo una proeza -y yo tengo 20 años dedicándome a esto y hoy por fin lo pude hacer.

No solo es el conocimiento que se adquiere en un viaje. Si no también la oportunidad de reencontrarnos con nosotros mismos

Las maletas

¿Cual es la función de una maleta?

O ¿cuáles prendas llevas con el fin de recordar a alguien que no está a tu lado? Las hay de todo: las que te pesan, las que te impiden caminar ligero e, incluso, dejar de disfrutar los regalos que te da la vida por añorar el pasado o querer cargar demás con cosas que no nos hacen crecer.

Es fácil vivir ligero, es fácil dejar ir, es fácil desprenderse de todo lo que no necesitamos para pasarla bien. Debemos darnos cuenta qué cosas o personas debemos soltar y viajar solamente con lo necesario para poder fluir y abrirnos a nuevas posibilidades.

Hoy dejo Londres, y en esa ciudad dejo parte importante de mi historia. También estoy lista para el siguiente viaje.

Gracias a mis amigos del alma que me aguantaron con mi infinito desorden y emociones al 1000 por ciento. Gracias.